jueves, diciembre 29, 2016

veinte16

2016 que se podría perder en el olvido y en un espacio paralelo.
La sensación de que partiste rápido solo tiene un respiro cuando se revisan los registros y algunas fotos que dan cuenta que se hicieron y vivieron muchas más cosas de las que puedo retener.
Me elevaste por los aires del control y la armonía y luego me soltaste de las alturas al piso de la màs brutal realidad.
Me repetiste varios momentos, me pusiste en varios lugares comunes que ya había vivido y se multiplicaron como mantras que aún siguen replicando.
2016 que me hiciste perder la llave de la caja donde estaba la colección de encuentros y despedidas.
Me diste señales, señuelos, pistas y decidí desviar mi atención.
Año que me robaste y me regalaste, me diste y me quitaste.
Me heriste y me salvaste.
Me obligaste a despejar y abrir los ojos y la mente.
A perdonar, alejarme, reencontrar y escuchar sin quererlo.
2016 y tus tristes 90 dìas finales.
Me diste opciones-casi obligadas-de reinventarme y de hacer las cosas de otra forma.
Y las tomé.
Y si bien el éxito no está (aún) garantizado, me dejas aprendizajes duros, que tomaràn tiempo y cuaje.

2017... traigo lo que ganè en la lucha. Lo que perdí, lo dejé atrás.

No hay comentarios.: