lunes, octubre 19, 2015

Cosas aprendidas (y por REaprender)

303: Es bueno, a veces, ser analfabeta y darse a entender con lo básico como un gesto o una señal. 304: Los baños en algunas casas van por separado: la ducha y tina en una habitación, el excusado en otra. 305: Los perros (casi todos mestizos) son bienvenidos en restaurantes, bares, metros y tranvías. 306: Así tb los ciclistas que son bien furiosos cuando transitas por su ciclovía. Los respetan tanto que en su mayoría, no usan casco. 307: El pan es bueno en todos lados pero nada como una marraqueta tostada con palta. 308: Traigo una sustanciosa lista de cosas nuevas para escuchar. 309: Asumo orgullo patrio cuando ví, en el flyer de un club, que tocaba Ana Tijoux. 310: Ver contentos a los amigos que hacen patria al otro lado del charco deja tranquilo el corazón: no la tienen fácil, no es cuento de hadas, pero la están haciendo. 311: Y pucha que extrañaban hablar en chileno. 312: He probado habas negras, vino tinto con gas, té de goxi y cantidades industriales de chocolates. 313: Anduve en avión, tren, bus, metro y tranvía más que en toda mi vida. 314: Como tb entré a tantas catedrales, iglesias y capillas que ya tengo licencia para pontificar. 315: Extrañé a los justos y necesarios. 316: Aprendí que #LejosCerca es relativo. 317: Que "aún" es una palabra demasiado extensa. 318: Y que eso da perspectiva de todo, nada se pierde, todo se transforma. Porque la vida hace gala de una sabiduría cabrona. Cada momento vivido antes y después, cada segundo de daño gratuito, derrota, obstáculo y desilusión a raudales; se reformó y devolvió con cuática en amor y cosa buena. 318: Estoy aprendiendo a caminar por esta senda y resistir.