miércoles, julio 17, 2013

mitad de año

Todo se puede reducir a un "antes" y un "después", pero por ajeno o ridículo que se aprecie, manejamos con ese índice caso todos los momentos. Pasa que es así un poco no?. No sabría diferenciar sin hacer análisis,resúmenes o esos listados con números que tanto deleitan. Podría contar mil maravillas que componen una vida tan maravillosa como la mía: que la Ema sopló su primera vela, que Flor Bobina está semi de alta, que conocí una de las ciudades más alucinantes de los por allases países del norte y que me ultra enamoré de sus calles,luces y vida, que tengo una Monster High(ya, sí ñoña, puede juzgarme y reirse), que ando con el pecho inflado: a ratos llenos a ratos vacío, que encontré una versión en vivo de At the river en vivo y que moqueo como las lesas. Y así tantas cosas alucinantes no?, porque igual se hace el resumen de medio semestre y el primero fue de un terror crónico: una noticia extraña detrás de otra, un vacío, un silencio, una tristeza, una risa y de nuevo un vacío, un silencio, una tristeza... Me emborraché como hace 10 años no lo hacía: dí un jugo de antología y desperté acostada con ropa al otro día. He dado alegría y hago reír con esta cara tan simpática no?. Un extremo. Un blanco. Un negro. Cuesta la calma, pero clamo por ella con ganas. Cuesta la tranquilidad y me intranquilizo si no la tengo. Caprichosa ella. A palos aprendiendo. Una como una, solo sabe jugar de eso. Y tan mezquinamente optimista soy que confirmo en que todo es ciclo. un "antes" y un "después". siempre. nunca.....