miércoles, julio 22, 2015

Under the Bridge

Era el año 92, nos conocimos para un 18 de septiembre y en la playa grande del Quisco terminamos cantando "Under the Bridge" de los Peppers. Borrachos. Estudiabas sicología en la Chile y sufrías en tu intento/discurso/discusión por hacer que me gustaran los Beattles y yo porque te dormías mientras veíamos alguna peli en el Biógrafo. El ´93 llegaste una mañana con una fuente de plástico que contenía una suerte de ameba mal oliente que se alimentaba de té y había que regalar a sus "hijos" para tener suerte en la vida. Sequé al sol y guardé la que sobró en una cajita metálica. Aún la tengo. El 96 la vida se encargó de que cada uno siguiera su ruta: Algunos esporádicos llamados quedaban por ahí hasta que de tanto cambiar el número de teléfono en mi casa, terminamos por perdernos la pista. Exactos 10 años después me llamabas -contando la inverosímil historia de como conseguiste mi celu- para invitarme a ver a Manu Chao. Ahí estabas tocando la puerta de mi depa, oliendo a sándalo, romero y con algunos dreadlocks guachos saliendo de un gran gorro de lana. Ya no sólo hablábamos de música o películas: de sicología te habías cambiado a antropología, hablabas de música africana, la iluminación, el amor libre, meditación y de como la energía nos hacía permanecer sin necesidad de tener contacto físico o permanente. Manejabas una camioneta vieja, vivías en una casa gigante en Peñalolén atestada de intrumentos folclóricos -todos raros para mí- y siempre en tu casa todo olía a esencia de algo y marihuana. "Mi pequeña burguesita urbana" solías llamarme, pero atento me escuchabas cuando acudías para que te diera la visión terrenal necesaria de las cosas. Temas muy serios y profundos acompañados de un cartucho de papas fritas aceitosas y grasosas. Diseñé las etiquetas para tu mini pyme de fitoterapia y- como no tenías dinero- me pagaste con muchas cremas,aceites y champús naturales que me duraron años. Luego te fuiste a vivir al otro lado de la cordillera y luego al caribe sí sí. Mandabas fotos de parajes hermosos, meditando en lugares sublimes y tocando con tus grupos melodías luminosas. Y así fue como de pronto volviste a partir, pero esta vez sin retorno. "De verdad, te mereces toda la felicidad" fue lo último que me escribiste por chat en mayo. Te transformaste en más luz, recuerdo, vivencia y amor infinito que nunca antes Mr. Riff. No habrán más mails eternos a la distancia ni charlas fumadas hasta que salga el sol, pero te hablo todos los días y te pienso harto porque la energía está perfecta y latente. Sin necesidad de verse o permanecer. Esta fue nuestra historia. Este es mi pequeño tributo para tí amigo mío.

martes, julio 07, 2015

3 + 8

38 años en que he querido y he maldecido, En que he sido la mejor y la peor versión de mí misma y en más de una ocasión, ambas al mismo tiempo. Me han amado y otras no tanto o no como yo creí (creo) merecer...y viceversa. He sido tan dulce y amarga como sea posible en esta petiza humanidad: un hada cumpliendo deseos y una bruja repartiendo manzanas envenenadas. En 38 años crecí con suerte algo más de un metro, peso lo que un paquete de cabritas y aún puedo decir que tengo 10 años menos. Hablo más de 38 palabras por segundo, sigo sin comer carne ni tomar copete, arraso con los chocolates y no he logrado dejar de fumar. Me he dado más de 38 costalazos: todos con diferentes niveles de hematomas y cicatrices: algunos fueron pequeños rasguños que con un parche curita (y a veces ni eso) sanaban solos. Y están los otros. Como el último (doble) golpe -el más grande hasta ahora- que dejó una herida tan profunda que creí que el mundo iba a caer, iba a desaparecer. Y aquí estamos. No más disparos a las piernas. En 38 años ya no fui ni hice muchas cosas. Pero sobra el tiempo para ser y hacer millones más. Poseo (casi) todo lo que podría necesitar: Libertad, instinto, pensamiento, un puntito de luz en el cosmos, un sucucho pequeño, mis recitales, una familia maravillosa, amigos a toda prueba, mis tijeras, vivencias, cariño, silencio, compañía y recuerdos. Y lo que más agradezco y quise de niña: un par de alas gigantes que me han llevado, me llevan y me llevarán donde, en cualquier momento, se me ocurra ir. Locación: Fuerza Natural (Cerati)