jueves, diciembre 29, 2016

veinte16

2016 que se podría perder en el olvido y en un espacio paralelo.
La sensación de que partiste rápido solo tiene un respiro cuando se revisan los registros y algunas fotos que dan cuenta que se hicieron y vivieron muchas más cosas de las que puedo retener.
Me elevaste por los aires del control y la armonía y luego me soltaste de las alturas al piso de la màs brutal realidad.
Me repetiste varios momentos, me pusiste en varios lugares comunes que ya había vivido y se multiplicaron como mantras que aún siguen replicando.
2016 que me hiciste perder la llave de la caja donde estaba la colección de encuentros y despedidas.
Me diste señales, señuelos, pistas y decidí desviar mi atención.
Año que me robaste y me regalaste, me diste y me quitaste.
Me heriste y me salvaste.
Me obligaste a despejar y abrir los ojos y la mente.
A perdonar, alejarme, reencontrar y escuchar sin quererlo.
2016 y tus tristes 90 dìas finales.
Me diste opciones-casi obligadas-de reinventarme y de hacer las cosas de otra forma.
Y las tomé.
Y si bien el éxito no está (aún) garantizado, me dejas aprendizajes duros, que tomaràn tiempo y cuaje.

2017... traigo lo que ganè en la lucha. Lo que perdí, lo dejé atrás.

lunes, diciembre 05, 2016

Destiempo


Para esperar que los hechos ocurran como en una vida paralela podrían estar sucediendo.
Destiempo que fracciona la confianza y el deseo de creer.
Destiempo que deja el sentir en segundo plano.