viernes, julio 22, 2016

Invierno

La lista más fría del año. Como el tema de Gepe que harto que me gusta por eso le perdono lo bachatero.
Dí un gran paso y fui a la clínica fínoli a hacerme cargo de mi futuro.Finalmente se hace el check mental, no guardar ese pendiente ni tercerizar responsabilidades a nadie.
Llegado el día, no será necesario agarrarse a cabezazos contra la pared.

Lo mismo en lo demás: Actuar y decir sin miedo para que después el fantasma del "Y sí..." no ande como alma en pena por ahí.
Sigo en el estado de definir si voy o vengo.
No me cortaré el pelo hasta un tiempo más.
Por casi un mes seguido hice panqueques hasta que me resultaron.
Boté cachureos, doné casi la mitad de mi ropa y me sentí liviana como pluma.
Patear hojas en la Quinta Normal, todos los días si pudiera.
Volví al desierto para mirar con otros ojos lo que no pude hacer bien la vez anterior.
Descubrí que la conexión kármica estuvo siempre, ahí, todas las vidas. Ésta y las pasadas. Y que ese lazo estará aunque cometamos crímenes de "pava lesa humanidad" o nos vayamos a otra galaxia.
Por eso digo, escribo y no me guardo nadita de lo que siento en bonito.
(Re)conocí a mi hermano después de casi 20 años. Fue un regalo de guiños y gestos de mi viejo, fue sentarse a conversar como si nos hubiésemos dejado de ver ayer. Es la sangre quizás.
Cuando el guitarrista lanzó la uñeta llegó a mis pies, tantos recitales y nunca había ocurrido.
Una noche canté Puente de Cerati en un karaoke. Avergonzadamente pero sin cobardía.
Si me dicen que me quedan 2 semanas de vida, creo- hasta esta parte del camino- que me iría piolamente y sin tantos cachos que arreglar.
Seguimos.
(My number,Foals)

No hay comentarios.: